El Ayuntamiento de Barcelona rompe complicidades con el régimen de ocupación militar israelí en Palestina

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado una moción para romper complicidades con el régimen de ocupación israelí y la expansión colonial israelí en Palestina. La moción recoge una demanda histórica de colectivos de la sociedad catalana y ha sido aprobada con los apoyos de los grupos Barcelona En Comú, PSC, CUP y ERC.

Tiene lugar después de que el gobierno israelí desobedezca la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU de diciembre de 2016 -que insta a la paralización de toda actividad colonizadora- aprobando la construcción de más de 5.000 viviendas en Cisjordania, gran parte de ellas en Jerusalén Este.

La moción condena la ocupación israelí y las políticas de colonización del Territorio Palestino Ocupado y acuerda medidas para asegurar el respeto a los derechos humanos.

Fomenta la incorporación de cláusulas que aseguren el respeto de los derechos humanos por parte de las empresas en contratos con la administración e insta al Gobierno de la Generalitat a crear un centro de estudio y de evaluación sobre los impactos de las empresas catalanas con inversiones en el exterior.

Reconoce la legitimidad de campañas e iniciativas no violentas de la sociedad civil en reivindicación del derecho internacional humanitario y los derechos humanos. Movimientos como el BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) y las campañas de la Flotilla de la Libertad. En la última acción, el barco de Mujeres Rumbo a Gaza, recibimos el incondicional respaldo del Ayuntamiento de Barcelona y de su alcaldesa Ada Colau, quien participó en el acto oficial de despedida de la flotilla en el puerto barcelonés.

Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, envió una carta al embajador israelí en España para informarle del apoyo financiero, logístico y organizativo que el gobierno municipal de Barcelona dio a la iniciativa de la Flotilla de la Libertad, “por su compromiso con los derechos humanos y el feminismo“.