Crisis de agua en Gaza y Cisjordania

Israel suministra en Cisjordania 70 veces más cantidad de agua per capita a los colonos ilegales que a la población palestina, según ha informado el alto cargo de la Autoridad Palestina del Agua y la agencia de noticias Ma’an.

Shaddad Attili dijo en una rueda de prensa que los palestinos recibieron el pasado año 105 millones de metros cúbicos de agua. Eso es inferior a la cantidad fijada en los Acuerdos de Oslo de 1993 y supone una cuarta parte de los 400 millones de metros cúbicos necesarios para cumplir con las normas internacionales por habitante y año.

De acuerdo con un informe de Amnistía Internacional, el consumo diario por persona de agua en los erritorios ocupados es de 70 litros, siendo en algunas zonas rurales tan bajo como 20 litros al día, mientras que los colonos consumen más de 300 litros al día (cuatro veces más); es decir, el gobierno israelí sí aplica los mínimos obligatorios internacionales con la población colona ilegal y no lo hace con la población ocupada.

Israel tiene el control de la mayor parte de los recursos hídricos palestinos en Cisjordania y se niega a aumentar la cantidad de agua que asigna a la población palestina. Esto causa una constante escasez de agua en Cisjordania.

Por ejemplo: en el área de Belén este verano la mitad de la población ha sufrido un corte de agua durante dos semanas a causa de las altas temperaturas. Para intentar hacer frente a este problema los palestinos que pueden permitírselo han instalado grandes depósitos en los techos de sus hogares para almacenar agua los días en los que Israel conecta el suministro, pero a menudo estos depósitos o los construidos para recoger el agua de lluvia, son demolidos por los colonos o el ejército israelí. Esta situación obliga a la población palestina a recomprar su propia agua a precios inflados.

En Gaza la situación es aún peor. Entre un 90 y un 95 por ciento del agua está contaminada y no es apta para el consumo humano, habiéndose iniciado ya como consecuencia de esto una crisis sanitaria. Attili conjetura que dentro de dos años Gaza puede quedarse sin agua potable y sin embargo Israel no permite la transferencia de agua desde el Acuífero de la Montaña de Cisjordania a la población de Gaza.

Cartel en la costa de Gaza advirtiendo que el agua no es apta para baño, incluso peligrosa solo por contacto con la piel. La infraestructura de depuración de aguas es Gaza es precaria debido a los ataques israelíes que las han dañado; además Israel impide la importación de los materiales para su reconstrucción.

Hay diferencias sobre el número total de colonos en Cisjordania, pero en lo que no hay duda es en la disparidad en el acceso al agua comparado con la población palestina en los territorios ocupados. Las estimaciones se mueven enter 300.000 y 650.000 colonos dependiendo de la definición que se haga de colono).  Independientemente del número manejado, los colonos ilegales israelíes que ocupan Cisjordania violando las leyes internacionales no tienen restricciones en el acceso al agua y consumen más que los 2.300.000 palestinos para regar sus zonas verdes, jardines y granjas intensivas de riego y para llenar sus piscinas privadas.

Fuente: http://www.imemc.org/article/63976