Críticas internas al primer ministro israelí Benyamin Netanyahu por su actuación contra la Flotilla

Un organismo de control interno del estado de Israel ha criticado a Benyamin Netanyahu, primer ministro israelí, por el manejo del ataque en 2010 sobre la Flotilla por la Libertad con destino a Gaza y que causó nueve muertos (ocho ciudadanos turcos y un estadounidense de origen turco).

“En el proceso de toma de decisiones, que fue dirigido por el primer ministro y bajo su responsabilidad -sobre el manejo de la Flotilla-, hubo importantes deficiencias”, señala un informe publicado el miércoles 13 de junio por el interventor del organismo de control estatal Micha Lindenstrauss.

El informe de 153 páginas critica el proceso de toma de decisiones durante la noche del 31 de mayo de 2010 y que llevó a la fallida incursión militar contra la flotilla de seis barcos, encabezados por el barco turco Mavi Marmara, un ferry que llevaba más de 600 pasajeros y pasajeras.

El sangriento ataque provocó una crisis diplomática entre los una vez cercanos aliados Israel y Turquía, y con el gobierno de Ankara demandando disculpas formales del gobierno israelí, así como compensaciones a las familias de las víctimas.

Según el informe, Netanyahu no había tenido una reunión formal con los principales ministros sobre la flotilla, y solamente había tenido conversaciones por separado sobre ese asunto con el ministro de defensa Ehud Barak y con el ministro de asuntos exteriores Avigdor Lieberman.

“El primer ministro no ordenó una comisión de trabajo integradora para tratar el tema de la flotilla, en su lugar hubo encuentros personales por separado entre el primer ministro y el ministro de defensa y el primer ministro y el ministro de asuntos exteriores; encuentros que no fueron documentados ni resumidos ni hubo ninguna discusión entre el primer ministro y un grupo ministerial”, dice el informe.

“La única discusión que tuvo lugar sobre este asunto fue en el Foro de los Siete, justo antes de la llegada de la flotilla, una discusión sin preparación previa”, se indica refiriéndose al foro interno de siete ministros de alto rango cercanos a Netanyahu -un foro que ahora cuenta con nueve miembros-.

“El proceso de toma de decisiones se hizo sin orden, acuerdo, coordinación y documentación de un grupo de trabajo, a pesar del reconocimiento de la cúpula política de alto rango y de los altos rangos del ejército israelí, cuerpos de inteligencia y el Consejo de Seguridad Nacional sobre la diferente naturaleza de esa flotilla comparada con las flotillas anteriores”.