Informe sobre la situación de los trabajadores y trabajadoras en los territorios palestinos ocupados

Oficina Internacional del Trabajo (OIT), Ginebra (enlace al informe al final de la entrada)

El último informe de la OIT no deja lugar a dudas sobre la precaria situación laboral a la que se ve sometida la población árabe debido a la ocupación, bloqueo y colonización que llevan sufriendo largo tiempo.

Este extenso informe puede resumirse en varios puntos clave:

  • Los Acuerdos de Oslo no solo no se han implementado sino que la colonización ha avanzado. Ya son más de 500.000 los colonos ilegales en territorio palestino ocupado (el doble que en 1993, año de la firma de dichos acuerdos). Todo ello arrastra una repercusión importante en cuando a la merma de territorio y recursos naturales de la población árabe. Esto supone la imposibilidad de un estado política y económicamente viable debido a la colonización. En la Zona C, que representa un 60% de la superficie de Cisjordania, tres cuartas partes en total están vedadas a la población palestina, con solamente un 1% de la superficie dedicada a desarrollo socio-económico. En el resto se impone la autoridad militar israelí.
  • La desestructuración económica que sufre la Franja de Gaza es insostenible debido al bloqueo impuesto por el gobierno israelí, a acciones de represión militar desproporcionadas -como la llamada ‘Operación Plomo Fundido’, a la incidencia negativa del corrupto comercio por los túneles y a la altísima reducción de la asistencia humanitaria. La economía palestina sigue dependiendo considerablemente de la ayuda proporcionada por donantes. El pasado año un tercio de la ayuda prometida no llegó debido a la recesión económica mundial, creando importantes impagos y obligando recortar el gasto público.
  • Las engañosas cifras de crecimiento económico -que en Gaza llega a ser de un 26,6% en 2011- están ligadas a la reconstrucción necesaria tras los bombardeos sistemáticos tras tres semanas de destrucción. Aunque el PIB tiene un lento crecimiento, las altísimas tasas de paro no bajan y en la población jóven se mantienen por encima del 35% en los territorios ocupados, llegando a más del 45% en la población joven de hombres de Gaza y casi al 80% en la población joven de mujeres.
  • El paso de mercancías a Gaza es un 60% menor que cinco años atrás, siendo de unos 4.000 camiones mensuales frente a los más de 10.000 de 2007. Por contra, las exportaciones desde la Franja han pasado de los más de 15.000 camiones anuales de 2001 a apenas 300 el pasado 2011, siendo el síntoma más evidente del acoso del bloqueo militar israelí, que no deja prosperar la economía de Gaza.
  • En Jerusalén Oriental la población árabe continúa sufriendo una lenta colonización: demoliciones de casas, restricciones de circulación, falta de acceso a servicios básicos y anexiones de terreno.
  • La economía autóctona depende actualmente en gran medida de los servicios. Las manufacturas y agricultura han sufrido un decrecimiento notable.
  • Las restricciones en movimientos en Cisjordania causan el mayor problema para el desarrollo económico en la zona. Ello es debido a que son las autoridades militares israelíes las que conceden los permisos para que los agricultores puedan desplazarse a sus tierras de cultivo y de forma usual esos permisos se conceden tarde, por tiempo muy reducido o simplemente no se conceden, quedando los campos sin cultivarse o con cosechas que no pueden ser recogidas.
  • El acceso al agua por parte de la población palestina sufre también las restricciones de la ocupación, quedando los acuíferos principales dentro de los territorios ocupados por las colonias ilegales. Al resto se aplican unos precios de uso por m3 de agua hasta diez veces superiores a lo que paga un colono israelí.

 

Para más información: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_norm/—relconf/documents/meetingdocument/wcms_181295.pdf