Juicio contra la impunidad

El mundo fue testigo del ataque al buque Mavi Marmara en la madrugada del 31 de mayo de 2010, cuando el ejército israelí abordó la nave en aguas internacionales. En ella viajaban 589 civiles de 36 países, de los que nueve resultaron muertos y más de cincuenta heridos de distinta gravedad, uno de los cuales sigue en coma. El Mavi Marmara fue uno de los 6 barcos que conformaban la Primera Flotilla de la Libertad.

“Yo estaba en el barco Challenger I y fui testigo de lo que pasó en el Mavi Marmara. Vi como los barcos se acercaron al bote y le dispararon. Nuestro barco también fue atacado”, explicaba Ann Wright, ex coronel del ejército de los EE. UU., en el exterior del Palacio de Justicia turco.

El Alto Tribunal Penal de Estambul, Turquía, empezó a juzgar la pasada semana a cinco altos oficiales militares israelíes. En total, 490 pasajeros y pasajeras de 36 nacionalidades que participaron en la Primera Flotilla de la Libertad y los familiares de los nueve pasajeros asesinados son los denunciantes en el caso. Entre los imputados están el ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), General Gabi Ashkenazi; el vicecomandante de las Fuerzas Navales, Almirante Eliezer Marom; el Jefe de la Inteligencia Militar Israelí, General Amos Yadlin, el Director de las Fuerzas de Inteligencia del Aire, General Avishai Levi y el Jefe de las Fuerzas de Defensa Israelíes del Comando del Sur, General Aluf Tal Russo. Todos están siendo juzgados como sospechosos fugitivos.

“Espero que con este juicio empiece un proceso que lleve a Israel a la Corte Penal Internacional y a distintos tribunales nacionales por los crímenes que ha cometido. Espero que este sea el inicio de un proceso que sirva para acabar con la impunidad de Israel frente la legislación internacional”, comentaba el sueco de origen israelí Dror Feiler.

Por su parte, la catalana Laura Arau mencionaba que “todos los activistas que estuvimos allí (en el Mavi Marmara) pedimos justicia para las víctimas y para los que murieron. Y, con esto, estamos pidiendo también justicia para la gente que reside en Palestina y que está viviendo en su día a día lo que nosotros vivimos durante tres días en este barco y en la prisión”.

Homicidio intencionado, detención arbitraria, tortura, hurto calificado, confiscación de bienes, daños a la propiedad, etc. Estas son algunas de las acusaciones a las que se enfrentan cinco de los máximos responsables del ataque al Mavi Marmara. Después de dos años, Turquía quiere aplicar la justicia universal.

“Para empezar, es para nosotros muy importante reunirnos para un juicio contra crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad cometidos por algunos comandos israelíes y algunos miembros de la armada israelí, porque en Europa ningún caso ha sido abierto. Ninguna demanda a la fiscalía ha llegado a juicio. Por lo tanto, tenemos que empezar ahora y es buena idea hacerlo aquí en Turquía. Después, puede que podamos seguir con la Corte Penal Internacional”, valoraba George-Henry Beauthier, abogado belga especialzado en la vulneración de los Derechos Humanos.

Las primeras sesiones del juicio de lo ocurrido durante mayo de 2010 en el Mavi Marmara comenzaron el martes 6 de noviembre en el Palacio de Justicia Çağlayan en Estambul. En el exterior, centenares de personas se manifestaron pidiendo justicia. Las sesiones concluyeron el pasado viernes 9 de noviembre. El tribunal ha decidido aplazar el juicio hasta el proximo 21 de febrero de 2013. Si los acusados son declarados culpables Turquía podrá solicitar a la INTERPOL su detención para encarcelarles. Eso podría suponer el principio del fin de la impunidad del actual gobierno israelí.