Los abajo firmantes, profesores del IES María Zambrano de Leganés

Los abajo firmantes, profesores del IES María Zambrano de Leganés, queremos manifestar:

Que la campaña “Un lápiz, un cuaderno, un euro” fue considerada como una campaña de carácter humanitario para ayudar a niños en zonas de conflicto (independientemente del lugar y origen del conflicto, así como de las partes implicadas en él)

Que dicha campaña queda enmarcada en las diferentes actividades de carácter solidario que, durante años, le han ido proponiendo al centro distintas asociaciones del entorno, entre ellas “Cultura y paz”, registrada con el nº 589.960, y con una larga historia de colaboración internacional en proyectos solidarios con el tercer mundo, principalmente dirigidos a la infancia, y que ha interactuado  siempre con el Ayuntamiento de Leganés y los centros educativos de la zona.

Que  el centro no sólo colabora con esta asociación, sino también con Médicos sin fronteras (Campaña para la erradicación de los niños soldado), o con el “Comedor de Paquita” (recogiendo alimentos para los más desfavorecidos del entorno municipal), y que ésta es la primera vez que se produce una injerencia por parte de la DAT sur  en las actividades de tipo humanitario que lleva acabo el centro.

Por todo lo expuesto cuestionamos

Que “no se pueda ni se deba propiciar campañas solidarias” con la excusa de que pueden herir sensibilidades”, porque en ningún caso se ha tratado jamás de “condicionar o influir en la manera de pensar de los alumnos”, sino únicamente de fomentar su espíritu solidario con todos los pueblos del mundo que, en la actualidad, precisan de ayuda. Así mismo se procura, desde nuestra profesionalidad e implicación educativa, que el alumnado conozca la historia y las injusticias que, en el pasado, sufrieron otros pueblos, y que comprenda que el sufrimiento no es privativo de un solo pueblo ni de una sola época.

Y por ello pedimos a la DAT sur que reconsidere su postura de llamada de atención  sobre la realización de estas actividades, o de cualquier otra que el centro considere oportuno realizar en el ámbito de la educación en valores, y que en modo alguno llevan implícitas ni explícitas  ideas o posturas de violencia o intolerancia, porque si así lo fuera, seríamos los primeros en rechazarlas.