Marina Albiol: ” La Flotilla ya está en marcha”

En el mediodía del sábado la alegría estalló en el café de Atenas donde nos encontrábamos el grupo que estamos aquí ejerciendo de observadores junto a periodistas de diferentes medios estatales e internacionales. ¡La travesía a Gaza ya ha comenzado!

Ha sido un barco de bandera francesa y de nombre ‘Dignidad’ el primero en tocar agua, ha salido desde Córcega y pronto nos uniremos a él el resto de barcos de la flotilla que se encuentran en distintos puertos. La situación de estos barcos es sólo conocida por un restringido grupo de personas, por una evidente cuestión de seguridad.

El hecho de que el ‘Dignidad’ esté ya navegando nos acerca un poco más hacia nuestro objetivo y nos da un poco más de confianza para seguir trabajando en la puesta a punto del resto de barcos.

Aunque es cierto que ésta, la confianza, en ningún momento nos ha faltado, se tambaleó un poco cuando recibimos la noticia de cómo el barco de Estados Unidos ha sido objeto de multitud de trabas para impedir su salida. De hecho, en estos momentos se encuentra bloqueado.

No sabemos como se resolverá el tema de la nave norteamericana, lo que sí sabemos es que no han podido impedir la salida de la flotilla, ahí están los compañeros y compañeras de Francia plantándole cara al gobierno de Israel y demostrando que han sido capaces de sortear los mil y un impedimentos que bien seguro les habrán puesto debido a las presiones que está ejerciendo sobre los diferentes gobiernos.

En Atenas hemos coincidido con otros observadores internacionales, que están aquí también como nosotros custodiando la ayuda humanitaria y haciendo gestiones diplomáticas. Todos nosotros y nosotras estamos en estos momentos inmiscuidos en una marea de sentimientos y emociones,no sé si llamarle miedo, o simplemente es inquietud lo que nos produce pensar que en breve estaremos navegando al lado de los franceses y las francesas rompiendo el bloqueo. El recuerdo de los sucesos del Mavi Marmara impregna toda la atmósfera…

No podemos tampoco ignorar la realidad que nos rodea aquí en Atenas, donde la lucha contra las medidas neoliberales está presente en cada esquina, pero con epicentro en Sintagma, no puedo despedir la crónica de hoy sin uno de los lemas que se pueden leer en una de las centenares de pancartas de esta plaza ya emblemática. Pan, educación y libertad.