Todas las participantes de Mujeres Rumbo a Gaza fueron deportadas

El total de participantes a la flotilla de Mujeres Rumbo a Gaza están ya en sus casas. En los distintos aeropuertos donde llegaron las recibieron con pancartas y, en algunos casos, cantando y bailando.

Desde que se liberaron de la detención israelí, comenzaron a narrarnos sus experiencias a bordo y en cautiverio. Nos contaron sobre las horas en el Zaytuna-Oliva compartiendo y cuidándose mutuamente, cantando, haciendo juntas la comida y sus profundas discusiones sobre política y experiencias vitales, antes del abrupto e ilegal abordaje en aguas internacionales por comandos israelíes en la tarde del 5 de octubre.

Cuando los buques de guerra israelíes cercaron al Zaytuna-Oliva, Mairead Maguire declaró: “Esta es la piratería de estado de Israel” y siguió denunciándolo mientras el velero era abordado y requisado ilegalmente. Mientras las trasladaban contra su voluntad al puerto de Ashdod, las mujeres entonaban su canción de Mujeres Rumbo a Gaza y saludaban las costas de Gaza, donde sabían que las mujeres palestinas estaban esperando recibirlas. Ann Wright explicó que mientras Gaza continuaba en penumbras, podían ver dos plataformas petrolíferas a lo lejos: “Israel priva a la población de Gaza de sus recursos, sin electricidad ni agua”.

Las mujeres estuvieron dos días detenidas – un tiempo relativamente corto en comparación con flotillas anteriores. Creemos que esto se debe al enorme apoyo recibido de personas, organizaciones, diputados y personalidades bien conocidas, como la banda de rock Pink Floyd.

Después de que las hubiesen llevado a Israel en contra de su voluntad, algunas informan que las autoridades israelíes les impidieron dormir durante su tiempo en prisión. Mientras tanto, los medios de comunicación internacionales celebraban otro Premio Nobel de la Paz otorgado en Oslo, pasando por alto que la Premio Nobel de 1976, Mairead Maguire, estaba detenida ilegalmente junto a otras mujeres por manifestarse en defensa de los derechos humanos. Nos alegra que nuestras compañeras estén en casa y sabemos que nuestro trabajo no habrá acabado hasta que se levante el bloqueo ilegal y termine la complicidad de nuestros gobiernos con la ocupación israelí. Os pedimos que sigáis apoyando el trabajo de la Coalición de la Flotilla de la Libertad, y ayudéis a difundir nuestro mensaje de esperanza.