Rumbo a Gaza solicita una reunión con Trinidad Jiménez para exponerle los objetivos de la II Flotilla de la Libertad

La campaña Rumbo a Gaza, que impulsa desde el Estado español a la II Flotilla de la Libertad-Seguimos siendo humanos presentó ayer martes una solicitud oficial al Ministerio de Asuntos Exteriores para mantener una reunión con la ministra Trinidad Jiménez. Desde Rumbo a Gaza se ha solicitado esta reunión para explicarle a Jiménez “nuestras pretensiones de lucha contra la ocupación israelí y la sinrazón de los responsables y portavoces de la potencia ocupante”.

El movimiento, impulsado desde la sociedad civil del Estado español, reclama a la ministra de Asuntos Exteriores que reciba a sus portavoces y les dispense el mismo trato que dará al embajador de Israel en España, Raphael Schultz, con quien mantendrá un encuentro hoy miércoles. Está previsto que, en dicha reunión, la ministra aborde el asunto de la II Flotilla de la Libertad-Seguimos siendo humanos, después de que la semana pasada Benjamín Netanyahu, telefoneara al presidente del Gobierno español, José Luís Rodríguez Zapatero, para pedirle que no dé su apoyo a la Flotilla.

“Creemos que, lógicamente, debería recibirnos también a nosotros, los ciudadanos españoles que participaremos en esta misión humanitaria y escuchar en primera persona tanto nuestras intenciones como las motivaciones que nos han llevado a formar parte de esta nueva Flotilla que pretende ser del todo pacífica”, subrayan los portavoces de Rumbo a Gaza.

Sin embargo, es muy probable que Israel vuelva a impedir esta misión humanitaria y solidaria “incluso utilizando la violencia como fue el caso de la vez anterior en el que cometieron nueve asesinatos e impidan el libre tránsito por aguas internacionales”. Muestra de ello ha sido el ataque recibido, el pasado 16 de mayo, por el barco El Espíritu de Rachel Corrie, que viajaba cargado de ayuda humanitaria para Palestina y fue interceptado y atacado por las fuerzas navales israelíes en la zona de seguridad palestina. La embarcación, con 12 tripulantes y pasajeros, está a salvo pero ha sido obligada a anclarse en aguas egipcias a una milla y media náutica de las aguas de Gaza.