Sigue la masacre en Gaza mientras EEUU traslada su embajada a Jerusalén

Hoy, víspera de la Nakba e insistiendo en la humillación a Palestina y su gente, Estados Unidos traslada oficialmente su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, ante la pasividad de una comunidad internacional permisiva y cómplice. A pesar de la falta de representantes de muchos países a modo de protesta, un gesto de desplante que mañana pasará al olvido no es suficiente cuando al mismo tiempo y a pocos kilómetros, en la franja de Gaza se está cometiendo una nueva matanza.

Un día más la población de Gaza, “que ya no tiene mucho que perder”, lucha, se manifiesta ante los ojos del mundo por su dignidad. Una jornada más de la Gran Marcha del Retorno, con sus muertos y heridos, recordando a un mundo ciego y sordo el derecho de la población expulsada de Palestina en 1948, desde entonces refugiada, a retornar a sus tierras y hogares, a que se les devuelva lo robado y cese la limpieza étnica que ya dura 70 años. 

Una jornada más en la que las familias, “que ya no tienen mucho que perder”, siguen perdiendo a sus hijos, que caen abatidos por las balas de francotiradores de las Fuerzas de Ocupación israelíes, parapetados tras artificiales colinas y armados con la más sofisticada tecnología para matar. 

Un día más que la televisión muestra imágenes de Gaza, mezcladas con las imágenes de una triunfante Netta aclamada por un público delirante y festivo en Eurovisión.

Esta tarde, víspera de la Nakba el goteo de manifestantes asesinados continúa, 37, 45, 52… los heridos superan el millar. Y Netanyahu declara que “Es un  gran día para la paz”…

Hoy todavía quedan horas de luz para que la masacre pueda continuar, mañana se espera que sean miles y miles las personas de Gaza que se acerquen a la valla, en la última jornada de la Gran Marcha del Retorno, para reclamar el derecho al retorno. Miles y miles son las personas que habitan la franja, hasta dos millones, de las cuales el 70% saben muy bien lo que reclaman pues son refugiadas del 48 y sus descendientes.

Mañana zarpa de Gotemburgo, Suecia, la Flotilla de la Libertad, con el barco Al Awda-El Retorno a la cabeza. Para recordar al mundo que Gaza sufre un ilegal bloqueo, un cruel bloqueo, desde hace casi doce años. Un bloqueo que está llevando a la desesperación a su población “que ya no tiene mucho que perder” y que una comunidad internacional impasible, lo permite y es complice.

Navegaremos de nuevo por Un futuro digno para Palestina, contra la ocupación y el bloqueo.