Israel impide la entrada al país a Teresa Forcades por participar en la Flotilla

Israel ha denegado la entrada al país a la monja benedictina Teresa Forcades, una de las participantes en la última Flotilla de la Libertad. Forcades iba a impartir clases en la Facultad de Teología de la abadía benedictina de la Dormición, en Jerusalén, durante 15 días. Montserrat Viñas, la abadesa Emérita del Monasterio de Sant Benet de Montserrat, que acompañaba Forcades, sí que ha podido entrar en el país.

Forcades ha estado repatriada tras ser registrada e interrogada, y de haber pasado la noche del 22 al 23 de enero retenida en una dependencia del aeropuerto. Según un comunicado emitido por el entorno de la religiosa, “ni los Funcionarios del departamento de Inmigración ni los de Seguridad le han dado ninguna explicación”; pero le avisaron que su presencia en Israel “era considerada peligrosa”. En el interrogatorio le preguntaron por su participación en la Flotilla de la Libertad, que tenía el objetivo de navegar hacia Gaza para romper el bloqueo impuesto por Israel a este territorio, el pasado mes de julio.

El ministerio de Exteriores de Israel explicó hoy, sin poder confirmar el rechazo en frontera de la monja Teresa Forcades, que cualquier participante en las flotillas tiene vetada su entrada en Israel. “Como cualquier Estado del mundo tenemos el derecho de no permitir la entrada a gente que pueda representar un peligro a nuestra seguridad”, dijo a Efe el portavoz de Exteriores Emanuel Najshón. “Somos un país soberano y, como cualquier otro, incluido España, decidimos quién puede entrar en nuestro territorio y quién no. En principio los participantes de las flotillas no tienen acceso”, explicó al justificar el posible estatus de Forcades ante las autoridades israelíes de emigración.

Forcades considera que su repatriación obedecía a su apoyo y breve participación en julio pasado en la flotilla internacional que iba a mostrar su solidaridad con Gaza, aunque tuvo que desembarcar por los fuertes mareos que padeció nada más salir del puerto de Creta.

Por su parte, el consulado español en Tel Aviv dijo “no tener constancia del rechazo en frontera de la religiosa dado que nadie se puso en contacto con la embajada” para informar o solicitar su asistencia.