Tres años de impunidad israelí

La justicia israelí mantiene la impunidad del Ejército israelí por el asesinato de cuatro niños con un misil mientras jugaban en la playa de Gaza. El asesinato tuvo lugar durante la operación Escudo protector que bombardeó durante 51 días la franja en el verano del 2014, generando una destrucción sin precedentes.

Inmediatamente después de los asesinatos, el Centro de Derechos Humanos-Al Mezan (Gaza) y el El Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel-Adalah enviaron una carta urgente al Procurador General Militar (MAG), exigiendo una investigación inmediata e independiente sobre los presuntos crímenes de guerra.

Al Mezan y Adalah hicieron hincapié en que “los testimonios recogidos de testigos confirman que el sitio del ataque no estaba siendo utilizado con fines militares, contrariamente a lo que afirmaba el Ejército israelí en su informe. El lugar del ataque es parte del puerto de pescadores, y al lado de a una cafetería y al lado de varios hoteles y un local para eventos, los testimonios muestran que las personas que estaban sentadas en la cafetería también resultaron heridas por metralla del ataque “.

Un año después del ataque el Ejército israelí anunció el cierre del expediente de investigación a lo que ambas organizaciones interpusieron un recurso de apelación en favor de las familias de las víctimas pidiendo acceso a materiales de investigación y una reapertura de la investigación.

El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR) en Gaza también presentó una queja y apeló al Fiscal del Estado en contra de la decisión del Procurador General Militar de cerrar el caso en agosto de 2015. A pesar de proporcionar material militar adicional, enviar varios recordatorios y solicitar acceso a los materiales de investigación, PCHR también fue incapaz de obtener ninguna respuesta del Procurador General Militar o del Fiscal del Estado en relación con este caso.

El pasado 20 de agosto Al Mezan, Adalah y PCHR enviaron cartas a altos funcionarios judiciales israelíes exigiendo que respondieran a los recursos presentados contra el cierre de la investigación ya que hasta la fecha las autoridades israelíes no han dado respuesta a la solicitud.

En su carta del 20 de agosto de 2017 a Osnat Mendel, director del Departamento del Tribunal Supremo de la Oficina del Fiscal del Estado de Israel, las tres organizaciones de derechos humanos también exigieron que el fiscal israelí Avichai Mandelblit emitiera una decisión sobre las apelaciones contra el cierre de la investigación.

Los abogados Muna Haddad y Tamim Younis escribieron en su carta que este caso ejemplifica el sistema de investigación defectuoso de Israel y la falta de voluntad para llevar a cabo una investigación imparcial:

“Se trata de un retraso irrazonable que pone de manifiesto la falta de voluntad de las autoridades [israelíes] para llevar a cabo una investigación eficaz, que esencialmente frustra cualquier posibilidad de llevar a cabo una investigación de este tipo. La investigación debe cumplir con los principios universales de independencia, efectividad, rapidez, imparcialidad y transparencia… La naturaleza de esta investigación y el irrazonable retraso cuando se trata de responder a los llamamientos de los padres son una violación flagrante de estas normas internacionales. ”

Las organizaciones de derechos humanos también subrayaron que el carácter ineficaz del sistema de investigación israelí otorga inmunidad de facto a las figuras militares involucradas en el incidente:

Estos injustificables retrasos y “fracasos de investigación amenazan con frustrar cualquier posibilidad de llevar ante la justicia a los responsables del homicidio de civiles y la violación del derecho internacional humanitario”.

Recordamos aquí que los niños asesinados de la familia Bakr: Ahed (10 años), Zakaria (10 años), Mohammed (11 años) e Ismail (10 años), eran primos del pescador Mohammed Majed Bakr de 25 años, asesinado también por la fuerzas de ocupación israelíes mientras faenaba el pasado mes de mayo.